Buscar este blog

martes, julio 26, 2011

2012, Ruta Difícil

El proceso electoral del próximo año tiene tres años, por lo menos, de haberse iniciado. El presidente Felipe Calderón Hinojosa tomó posesión e inmediatamente se dedicó a comandar la lucha contra los narcotraficantes.

Fue su ruta de salida y así lo ha admitido. Es su lucha, la que pensó en ganar, pero es muy lento y previsible para moverse, por lo que sus tácticas y estrategias fueron torpes y equivocadas. No hubo más capacidad que la de fuego y los errores han costado demasiado al país, tanto en vidas como en recursos económicos y materiales.

Pero la mayor pérdida la han sufrido las instituciones. Pocos pueden hablar, con hechos, de un fortalecimiento de las instituciones en este periodo gubernamental, sobre todo porque el presidente FECALHIN y sus adláteres se han dedicado a usar el poder político, y a las instituciones, para fortalecer a su partido, el PAN, y a intentar ganar elecciones al costo que sea.

Las metas en materia laboral o económica en general, no sólo no han sido alcanzadas, sino que perversamente se han trastocado para hacerlas aparecer como las mejores en la historia del país.

Los avances se muestran en número absolutos, cuando lo exigible es hacerlo con número relativos, es decir, con porcentajes habidos en los diferentes periodos gubernamentales.

En este contexto, la lucha por la candidatura en el PAN, PRI y PRD ha ido en ascenso e involucra a más actores, conforme pasan los días. Los grupos se reagrupan, las fintas van y vienen y vemos en los medios de comunicación las acciones de los aspirantes y suspirantes.

En el PAN, el senador Santiago Creel ha llevado la situación a un límite y ha puesto contra la pared a sus demás competidores internos. Cierto, pertenece a un grupo no sólo contrario, sino opuesto al de FECALHIN, quien el sexenio anterior barrió en la disputa interna al propio Creel Miranda.

Ahora bien, el expresidente panista Vicente Fox, quien ganó en dos ocasiones la presidencia de la república, en 2000 y 2006, en una entrevista realizada en San Juan, Puerto Rico, realizada el viernes pasado para CNN en español, dijo que: “En el caso del PAN llegamos al examen final sin haber hecho la tarea.”

“Fox, quien ganó la Presidencia en 2000 luego de 71 años de gobiernos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), desaprobó la estrategia de alianzas electorales implementada en algunas elecciones estatales entre el PAN y el Partido de la Revolución Democrática (PRD).”

“Eso sólo demuestra que ambos partidos no tienen líderes propios, que no han hecho su tarea a lo largo del año y de los años, y que llegan al examen final sin soluciones ni respuestas”, agregó. El PAN "ya no tiene remedio", aseguró el expresidente Fox. “Para el 2012 ya es tarde”.” Fin de la cita.

Hasta hoy, no ha habido respuesta contundente de los panistas a las afirmaciones de Fox.

Por su parte, los priistas han tratado de resolver lo evidente: la terrible fuerza que Enrique Peña Nieto tiene tras las elecciones de julio. Manlio Favio Beltrones hizo un señalamiento apenas unas horas después de la enorme victoria priista del primer domingo de julio: es necesario definir para dónde se quiere llevar al país, es decir, para qué se quiere ganar el proceso electoral de 2012. Me recordó a Reyes Heroles en 1969: primero el programa y luego el candidato.

Es evidente que el senador, a quien en ciertos medios tildan de “el jefe del presidente”, tiene un gran poder en las estructuras del partido, pero también es muy evidente que EPN es el priista mejor posicionado para la candidatura a la presidencia de la república.

¿Cómo conciliar los intereses de ambos grupos? He ahí el dilema.

Los perredistas ya entendieron que Marcelo Ebrard debe convencer a AMLO de que debe declinar en sus aspiraciones para que el hoy jefe de gobierno del DF sea el candidato de las izquierdas y no haya una fractura que devenga en una desaparición como probabilidad creciente de victoria electoral.

Al día de hoy, ningún partido ha encontrado el método que les permitirá resolver el proceso de designación de su candidato sin mayores problemas.

En apariencia, el PRI está en su mejor posición para recuperar la presidencia de la república; sin embargo, los priistas todavía pueden hacer su mejor acto: dividirse. Ya lo han hecho en el 2000 y el 2006, ¿podrán evitarlo ahora?

Tres Comentarios al Margen

1. El dirigente estatal del PRD, Francisco Rodríguez García, no se ha andado por las ramas y ha desaparecido a su contrincantes políticos al interior de su partido, literalmente de un plumazo, pues lo ha borrado del padrón de militantes de ese partido, según denunció la porteña Griselda Martínez, integrante de la corriente intraperredista Democracia Social.

Al desaparecer a sus contrincantes políticos, incluido el expresidente de ese partido, Jaime Sotelo García, el actual dirigente del PRD demuestra que no le tiembla el pulso para eliminar a sus adversarios por la vía de la extinción.

Presume de democrático, exige cuentas claras y que debe transparentarse esto y aquello, pero usa las más burdas artes para deshacerse de quienes considera sus enemigos.

2. El castigo es el peor atajo frente a la expresión ofensiva. El recurso más fácil frente a la agresión verbal, la burla hiriente es recurrir al castigo. Darle una nalgada al insolente. Acudir a papá para que regañe al niño, a la maestra para que expulse al malportado, al Estado para que castigue al irrespetuoso. A eso estamos tentados ahora que tenemos una ley que castiga la ofensa de palabras y órganos de la decencia que regulan el qué decir. Este atajo, como muchos otros, es falso: aparenta alivio pero deja las cosas en su sitio. Vedar palabras no mejora la convivencia: cambia de tema. Me parece que la ofensa es consustancial a la libertad y que el debate es, inevitablemente, rasposo. Más aún, creo, con Ayaan Hirsi Ali, que la libertad implica el derecho a ofender. Jesús Silva Hérzog Márquez

3. El cinismo consiste en ver las cosas como realmente son, y no como se quiere que sean. Oscar Wilde

macosta68@gmail.com

agendapolitica.blogpost.com

Twitter: @macosta68

3 comentarios:

Samuel Hernández Apodaca dijo...

Manuel:

Interesante análisis el que realizas vale la pena no perder la memoria y tampoco cerrar los ojos ante lo que pasa.

Saludos!!

ArquitectosMexicanosAsociados dijo...

Interesante aunque no coincida con varios de sus planteamientos

Miguel Acosta Vargas dijo...

Me gustaría conocer en cuáles puntos diferimos. eso es lo interesante de la democracia, que permite llegar a acuerdos a partir de las diferencias.